Esposas

¿Pasadas de moda? Puede ser, si eres un/a experimentad@ que ha probado de todo, pero el caso es que se siguen vendiendo como rosquillas.

Ese rol de sumisión e indefensión que adoptas cuando te pones/ponen unas esposas, o el rol de dominador/a, del/la que lleva el control, del/ la que tiene libertad para hacer lo que quiera… Cualquiera de los dos tiene su morbo. Si estás esposad@, limítate a gozar. Si eres quien controla, disfruta de ver cómo goza tu pareja del placer que le estás provocando.

Una alternativa más “romántica” a las esposas puede ser unas cintas, corbatas, pañuelos… Cualquier cosa que le quite el efecto frío del metal de las esposas. Otra alternativa con un término medio entre las cintas y las esposas, puede ser cuerdas, cinta aislante/adhesiva o cinturones.

Otro tema es cómo o a dónde esposamos o nos esposan: manos delante, manos a la espalda, a una silla, a la cabecera de la cama, a la pared, al techo…

Pero ojo, dejad claro antes de empezar hasta dónde se quiere y se puede llegar. No nos olvidemos que aquí hay alguien que domina y alguien que está indefens@, y la cosa se puede ir de las manos si la pasión nos ciega.

  

Anuncios