Suavemente me mata

Una mirada es suficiente para encender la pasión más desatada que había experimentado nunca.

Un deseo incontrolable, un hombre violento, sexo duro, salvaje, peligroso…

Y un secreto, que no es lo que parece…

Un peliculón, hay que verla.

Anuncios
de La piel de Victoria: placer y deseo Publicado en Cine erótico