Muñequeras ortopédicas

Muñequeras ortopédicas

Sí, has leído bien, muñequeras ortopédicas, esas muñequeras acolchadas, que se cierran con velcro y tienen una cinta para atar a la cama a l@s enferm@s que sufren crisis o ataques, o simplemente para que no caigan de la cama.

Una de las razones por las que da aprensión realizar prácticas de tipo BDSM como atar o que te aten a una cama, es porque, como hemos visto en el cine o en internet, los utensilios utilizados tienen un aspecto duro de por sí, como las muñequeras de cuero, por ejemplo.

Su sólo aspecto ya inspira desconfianza, pues son rígidas, por lo que se presupone que hacen daño y dejan marcas. Además la mayoría llevan cadenas o enganches de hierro, por lo que provocan una sensación de indefensión.

Por otra parte, otro motivo completamente distinto para no realizar estos “numeritos”, es el tener que pasar la vergüenza de entrar en un sex-shop a comprar estos utensilios. En pleno siglo XXI, todavía hay personas que sienten pudor e incluso miedo de que les vean entrar a estas tiendas, o incluso se autocensuran ellas mismas.

Una opción, como ya indiqué en un anterior artículo, son las esposas, las cuales ya puedes encontrar casi en cualquier sitio, o “remedios caseros” como cintas, cables, cuerdas, cinta aislante…

Pero si lo que quieres es vivir esa sensación BDSM sin tener que pasar la vergüenza de ir a comprar unas muñequeras de cuero a un sex-shop, sin miedo a las marcas, y con la tranquilidad de poder quitarte las ataduras tú mism@ si ves que la cosa se desmadra, la solución son unas muñequeras ortopédicas:

– Las compras en una farmacia o en una tienda de ortopedia, por lo que no pasas ninguna vergüenza. A no ser que el/la farmacéutic@ se sepa tu vida y sepa que no tienes a nadie que atar con eso, por lo que te sugiero que vayas a una farmacia que no sea tu farmacia habitual.

– No habrá dolor ni marcas, pues son acolchadas. Puedes retorcer la mano todo lo que quieras, luego no habrá señales ni daños.

– Se atan a la cama con cintas, no con cadenas, y se cierran con velcro, no con hebillas o candados, por lo que no hay sensación de indefensión, y si la hay puedes liberarte, si quieres…

Tanto con muñequeras como con esposas, cuerdas, cintas, etc., las camas ideales para practicar este tipo de ataduras son las que tienen cabezal de forja o madera, pero con barras o barrotes, pues para la persona atada, la postura es más cómoda si se le ata al cabezal, que si se le ata a los laterales o a las patas de la cama. Además así deja todo su cuerpo accesible a su compañer@ de sexo.

Te recomiendo que, si vas a cambiar de cama, la compres con este tipo de cabezal, yo así lo hice, porque cuando la vi tuve claro que tenía un gran número de posibilidades, atada o sin atar.

Muñequeras cuero

 

Anuncios