Sólo otro sueño

image

Sobresaltada despierto en mi cama, sola, era un sueño. Otro, una vez más.

Me despierto tan excitada y mojada como si fuera real. Como aquel en el que soñaba que estaba trabajando en el despacho y entraba Él.

Llevaba una falda con mucho vuelo y Él hacía que me levantase de mi silla para sentarse en mi lugar.

Metía la mano hasta mi coño, apartando el tanga para masturbarme. Luego metía un dedo, dos, tres… y se sacaba la polla y empezaba a masturbarse, hasta que acabo follando sobre Él a horcajadas.

Primero de frente, me arranca los botones de la camisa, me levanta el sujetador y me muerde y chupa los pezones, y después dándole la espalda, mientras me frota el clítoris y me pellizca los pezones.

Esta postura da pié a que nos levantemos, le demos la vuelta a la mesa y me penetre por detrás, flexionada con el culo en pompa y la cara en la mesa, mientras continúa masturbándome el clítoris y pellizcándome ambos pezones con la otra mano.

Tira de mí nuevamente y, sentándose en el suelo con la espalda pegada a la pared, vuelvo a follarle a horcajadas, de rodillas, ya sin camisa y sin sujetador, mientras vuelve a morderme y chuparme los pezones.

Finalmente, acabamos en el suelo, Él sobre mí, follándome a cuatro patas y luego cara a cara, rodeando su cuerpo con mis piernas.