Utensilios de nueva repostería

Seguro que te has preguntado por qué últimamente está tan de moda la nueva repostería. Muffies, brownie, cakes… Vamos, las magdalenas, bizcochos y galletas de toda la vida.

No es que de repente a las mujeres nos haya dado por emular a nuestras abuelas, ni que queramos comer más sano que la pastelería industrial, ni que la crisis actual nos lleve a querer preparar nuestros dulces para ahorrarnos algo de dinero.

La respuesta no la tienes ahí, la respuesta está en los nuevos utensilios que han salido al mercado con esta práctica. Que ¿qué tiene que ver? Pues que los tamaños, materiales y texturas parecen ¿inconscientemente? diseñados para el BDSM. Y que al igual que las muñequeras ortopédicas, da menos pudor entrar a una tienda de artículos de repostería que a un sex-shop, y hacerte con el juego completo:

Rodillo amasador VS consolador: los hay de varios tamaños y grosores, para todos los gustos:

RODILLO AMASAR

Cortadores de masa y pasta VS rascador de piel: puedes usarlos  en pechos, nalgas, ombligo, clítoris… También los hay de distintos materiales, más duros como el metal o más blandos de silicona, pasando por una dureza media como el plástico:

RODILLOS CORTAPASTA

Espátula VS atizador o fusta (puedes usarlos en los mismos lugares antes mencionados):

ESPATULA

Jeringuilla para decorar VS succionador a presión de pezones o clítoris (cortando y adaptando adecuadamente la punta):

JERINGUILLA

En fin, que la única repostería que puedes disfrutar con esos utensilios es la nata montada que puedes untar en pechos, vagina, pene, nalgas o lugar de preferencia.

Si crees que me equivoco haz esta prueba: si conoces a alguien con un interés repentino por la repostería y compra todo lo anterior y nada más (ingredientes o utensilios como moldes o bandejas) no lo dudes, va a montarse una sesión casera de BDSM.

Anuncios

Sóla y mojada

image

Mi coñito rebosa flujo, estoy mojada, mojada la sábana bajera, incluso la encimera… Siento frío y Él no está aquí para calentarme, para beberse este flujo que sé que le encanta.

Si estuviera aquí, en mi cama, me pondría en cuclillas sobre su cabeza para que me masturbase y mi flujo fuese aún más y más abundante y le chorrease en la cara, en la boca, hasta finalmente arrodillarme con mi coño en su boca, cabalgando sobre su cabeza mientras me devora el coño y me agarra los pechos.

Mmmmm, el flujo sale a borbotones de mi coñito, lo que disfrutaría Él succionándolo… y yo con su boca entre mis muslos.

Pero ¿y mi boca? No puedo imaginar ese momento sin devolverle a Él ese placer, sin darme la vuelta y, mientras me follo su boca, follarse Él la mía, sentir cómo embiste su polla hasta mi garganta, agarrarle los muslos y embutírmela más y más adentro y, cuando estemos a punto de estallar hacer una pausa, lamernos, masturbarnos, sentir sus dedos entrando en mi coño, en mi culo, un vibrador, o los dos, follándome coño y culo a la vez mientras lame mi clítoris y el flujo le salpica en la cara al correrme, al mismo tiempo que su polla se derrama en mi boca.

Pero nada de eso es real y sigo estando sola y mojada en esta cama fría y también mojada…