Doble dolor, doble placer

image

Se incorpora agarrándose a mis pechos pero con su polla todavía dentro de mí, aún no ha perdido la erección.

¿Cómo te sientes? -pregunta empujando sus caderas contra mi coño-. ¿Puedes continuar?

¿Tengo elección? -le pregunto yo a Él-.

En absoluto putita mía. Sólo era una pregunta de cortesía. Pero me gustaría que te sometieras a mí voluntariamente Victoria, esa es tu obligación, eres mía, puedo hacer contigo lo que quiera, y me has obligado a atarte. No he traído las cuerdas para someterte, eso debes hacerlo voluntariamente, así que voy a decirte cómo va a ser todo paso a paso, para que sepas lo que quiero que hagas. No me decepciones otra vez Victoria.

Comienza a desatarme y a recoger las cuerdas, mientras continúa con los movimientos de cadera contra mi coño.

Estas son para luego, para atarte los pechos y hacerte pupita en ellos -dice dejando las cuerdas a un lado y agarrándome y chupándome los pechos-, hoy les voy a dedicar un buen rato. Estás bastante pasiva Victoria, estás dejando que pierda la erección y así no es como lo he planeado. Quiero follarte el culo mientras tu coño se recupera para meterte el puño. Así que vamos, quiero notar cómo contraes el coño, cómo me follas. Vamos -dice agarrándome y levantándome sobre Él para que dejarme cabalgando sobre su polla-. Veamos si eres capaz de ponerme firme de nuevo.

Poco a poco y aguantando el dolor y el escozor como puedo, empiezo a follarle. Con las pocas fuerzas que me quedan contraigo el coño para que mi AMO se ponga duro de nuevo. Levanto la mirada y puedo ver en sus ojos algo de decepción, no lo estoy logrando, joder…

Vaya, no pensé que acabaríamos así, la verdad. En fin, cambio de planes, te follaré el culo con el vibrador y después te meteré el puño por el coño hasta el fondo puta. No pienses ni por un instante que vas a librarte del dolor ni mucho menos a librarme a mí del placer de dártelo. Date la vuelta vamos.

Descabalgo y voy por el vibrador. Hace que me ponga a 4 patas con mi culo en su cara, y empieza a jugar con la lengua en mi ano. Y a un palmo de mi cara ahí está su polla, medio inerte aún y, como un acto reflejo, empiezo a devorarla de forma brutal, para sorpresa de mi AMO.

Aaah joder nena, veo que nunca te rindes ¿verdad? Mi putita siempre encuentra la forma de ponerme a punto. Chupa vamos, chupa como a tí te gusta… joder Victoria ya está dura ¿cómo lo haces? Prepara tu culo porque vas a disfrutar de tu obra.

En un movimiento rápido se coloca detrás de mí y me mete la polla por el culo, lenta pero firmemente.

Siempre me darás lo que quiera ¿verdad Victoria? Siempre obtendré lo que quiera de tí…

Siempre AMO, lo que quieras, donde quieras, cuando quieras…

Date la vuelta -dice saliendo de mí y tumbándose en la cama-, mira cómo voy a follarte -me dice mientras me gira haciendo que me siente a horcajadas sobre Él y me mete la polla por el culo- hoy vas a ver cómo te follo a 2 bandas -y me folla con el vibrador por el coño-. ¿Qué tal? ¿Te gusta? Por fin puedo ver tus gestos de dolor mientras te lleno toda. ¿Duele?

Me duele pero me gusta, no pares.

No si esto no ha hecho más que empezar -dice soltando el vibrador dentro de mí y cogiendo el lubricante-, prepara tu coño porque te lo voy a reventar -y me echa un chorro de lubricante en el coño-. Ahora estate quieta puta…

Retira el vibrador de mi coño y empieza a meter los dedos, con movimientos oscilantes, abriéndoles paso, llegando hasta los nudillos, entrándolos… “¿qué tal?”. Yo asiento con la cabeza, indicándole que continúe, disfrutando del momento, de las sensaciones de placer y dolor con su polla en mi culo y su puño abriéndose paso en mi coño, y disfrutando de esa imagen y de su cara de satisfacción.

Nuestras miradas se cruzan cuando me pongo a jugar con mis pechos, entonces Él decide hacer un intercambio, dándome el frasco de lubricante a cambio de uno de mis pechos. Estamos totalmente compenetrados en esta sesión. Mi acción echando más lubricante sobre su mano es la señal que Él necesita para saber que quiero más, que quiero darle más, que soy suya y puede hacer conmigo lo que quiera.

La mano ya está dentro del coño, metida hasta la muñeca, y Él me besa no sé si por agradecimiento o satisfacción, y empieza a moverse y a follarme doblemente, metiendo y sacando la polla de mi culo y la mano de mi coño. Creo que no he sentido nunca tanto placer, ni siquiera puedo apreciar el dolor, y me corro casi instantáneamente.

Déjame seguir Victoria, por favor, déjame seguir un poco más…

Úsame AMO -le concedo mientras me tumbo hacia atrás y le dejo mi cuerpo, mientras pierdo la noción del tiempo y el espacio en un nuevo torrente de sensaciones de placer y dolor.

Anuncios