Utensilios de nueva repostería

Seguro que te has preguntado por qué últimamente está tan de moda la nueva repostería. Muffies, brownie, cakes… Vamos, las magdalenas, bizcochos y galletas de toda la vida.

No es que de repente a las mujeres nos haya dado por emular a nuestras abuelas, ni que queramos comer más sano que la pastelería industrial, ni que la crisis actual nos lleve a querer preparar nuestros dulces para ahorrarnos algo de dinero.

La respuesta no la tienes ahí, la respuesta está en los nuevos utensilios que han salido al mercado con esta práctica. Que ¿qué tiene que ver? Pues que los tamaños, materiales y texturas parecen ¿inconscientemente? diseñados para el BDSM. Y que al igual que las muñequeras ortopédicas, da menos pudor entrar a una tienda de artículos de repostería que a un sex-shop, y hacerte con el juego completo:

Rodillo amasador VS consolador: los hay de varios tamaños y grosores, para todos los gustos:

RODILLO AMASAR

Cortadores de masa y pasta VS rascador de piel: puedes usarlos  en pechos, nalgas, ombligo, clítoris… También los hay de distintos materiales, más duros como el metal o más blandos de silicona, pasando por una dureza media como el plástico:

RODILLOS CORTAPASTA

Espátula VS atizador o fusta (puedes usarlos en los mismos lugares antes mencionados):

ESPATULA

Jeringuilla para decorar VS succionador a presión de pezones o clítoris (cortando y adaptando adecuadamente la punta):

JERINGUILLA

En fin, que la única repostería que puedes disfrutar con esos utensilios es la nata montada que puedes untar en pechos, vagina, pene, nalgas o lugar de preferencia.

Si crees que me equivoco haz esta prueba: si conoces a alguien con un interés repentino por la repostería y compra todo lo anterior y nada más (ingredientes o utensilios como moldes o bandejas) no lo dudes, va a montarse una sesión casera de BDSM.

Anuncios

Pinzas para pezones

Pinzas con cadena

¿Sigues sin regalo para San Valentín? ¿Qué te parecen unas de éstas?

Existen distintos modelos en el mercado: con cadena, sin cadena, unidas a un collar de perro o a una mordaza, de plástico, de metal, con pesas, con flecos…

Como siempre está la versión casera, apañarte con unas pinzas de la ropa, pero no son funcionales por su tamaño y algunas apenas aprietan, así que el momento pierde todo el morbo.

Yo un día probé éstas:

Pinzas de metal

Parecen dolorosas ¿verdad? No lo son tanto. Y tampoco me costaron caras, ya que las compré en una ferretería.

Así que ya sabes, si quieres experimentar el morbo del metal sin el bochorno de ir a un sex-shop o sin gastarte una pasta, haz tus compras eróticas en la ferretería, como el Sr. Grey.

Te dejo otras opciones también:

Pinzas de tuercaPinzas con plumasPinzas de plásticoPinzas con collar

Fusta

Fusta

Se acerca San Valentín y este año, gracias a las influencias del Sr. Grey, muchos de los regalos que se harán dentro de menos de 48 horas serán ligeramente distintos a los habituales ramos de flores, joyas, peluches, perfumes o bombones para ellas y los regalos menos variados para ellos.

Y perdóname amig@ homosexual si enfoco este post a las parejas heterosexuales hombre-mujer, pero seamos realistas, esta celebración se inventó para ellas. Por eso mismo y porque como he dicho antes, los regalos para los hombres este día son 4 mal contados, hazme caso mujer y mata 2 pájaros de un tiro: regálale a tu hombre uno de los juguetes de Cristian Grey y cumplirás tus fantasías por el mismo precio.

Siempre está quien ha comprado unas esposas en San Valentín para hacer la gracia, pero casi nunca llegan a usarse. En anteriores posts he hablado de juguetes eróticos o sus alternativas “caseras” o sucedáneos que dan el mismo resultado. En este caso voy a hablar de las fustas para azotar.

Hasta ahora no me había comprado una por 2 razones: una es el precio (son carísimas en los sex-shops), la otra es que por casa tenía una varita de madera y una regla, sustitutivos bastante satisfactorios. Sin embargo quería sentir ese morbo del tacto de cuero y esa sensación animal de ser “arreada” con una fusta. ¿Solución? Tienda de deportes, sección hípica, 44 modelos a elegir desde 4€.

Casualmente, parece ser que la venta de estos artículos ha aumentado exponencialmente últimamente. Y la hípica no es un deporte que aumente con la crisis ¿no?

Fustas

Muñequeras ortopédicas

Muñequeras ortopédicas

Sí, has leído bien, muñequeras ortopédicas, esas muñequeras acolchadas, que se cierran con velcro y tienen una cinta para atar a la cama a l@s enferm@s que sufren crisis o ataques, o simplemente para que no caigan de la cama.

Una de las razones por las que da aprensión realizar prácticas de tipo BDSM como atar o que te aten a una cama, es porque, como hemos visto en el cine o en internet, los utensilios utilizados tienen un aspecto duro de por sí, como las muñequeras de cuero, por ejemplo.

Su sólo aspecto ya inspira desconfianza, pues son rígidas, por lo que se presupone que hacen daño y dejan marcas. Además la mayoría llevan cadenas o enganches de hierro, por lo que provocan una sensación de indefensión.

Por otra parte, otro motivo completamente distinto para no realizar estos “numeritos”, es el tener que pasar la vergüenza de entrar en un sex-shop a comprar estos utensilios. En pleno siglo XXI, todavía hay personas que sienten pudor e incluso miedo de que les vean entrar a estas tiendas, o incluso se autocensuran ellas mismas.

Una opción, como ya indiqué en un anterior artículo, son las esposas, las cuales ya puedes encontrar casi en cualquier sitio, o “remedios caseros” como cintas, cables, cuerdas, cinta aislante…

Pero si lo que quieres es vivir esa sensación BDSM sin tener que pasar la vergüenza de ir a comprar unas muñequeras de cuero a un sex-shop, sin miedo a las marcas, y con la tranquilidad de poder quitarte las ataduras tú mism@ si ves que la cosa se desmadra, la solución son unas muñequeras ortopédicas:

– Las compras en una farmacia o en una tienda de ortopedia, por lo que no pasas ninguna vergüenza. A no ser que el/la farmacéutic@ se sepa tu vida y sepa que no tienes a nadie que atar con eso, por lo que te sugiero que vayas a una farmacia que no sea tu farmacia habitual.

– No habrá dolor ni marcas, pues son acolchadas. Puedes retorcer la mano todo lo que quieras, luego no habrá señales ni daños.

– Se atan a la cama con cintas, no con cadenas, y se cierran con velcro, no con hebillas o candados, por lo que no hay sensación de indefensión, y si la hay puedes liberarte, si quieres…

Tanto con muñequeras como con esposas, cuerdas, cintas, etc., las camas ideales para practicar este tipo de ataduras son las que tienen cabezal de forja o madera, pero con barras o barrotes, pues para la persona atada, la postura es más cómoda si se le ata al cabezal, que si se le ata a los laterales o a las patas de la cama. Además así deja todo su cuerpo accesible a su compañer@ de sexo.

Te recomiendo que, si vas a cambiar de cama, la compres con este tipo de cabezal, yo así lo hice, porque cuando la vi tuve claro que tenía un gran número de posibilidades, atada o sin atar.

Muñequeras cuero

 

Mordaza

Mordaza bola con agujeros

También llamado “mordedor”. Si has visto alguna película o vídeo BDSM, sabrás que es usada mayoritariamente en el sexo-sado.

Existen diferentes modelos en el mercado del sexo: de bola, de tubo, de lengua… Objetos que se introducen en la boca y se sujetan a la cabeza con una cinta ajustable.

Los de bola pueden ser de una pieza o con agujeros para asegurar la respiración. Para los que se inician en el sado es más seguro, porque todavía no controlan.

Recientemente me regalaron una de bola con agujeros, y he de decir que sólo el momento de probármela ya fue muy excitante.

Me hubiera gustado sacarle más partido, pero ésa fue la única vez que pude utilizarla, a excepción de una sesión de fotos desnuda con otros objetos BDSM como antifaz, bridas, esposas y una fusta, que tampoco he podido utilizar.

Puede que su imagen resulte dura e incluso a ciertas personas sensibles les asuste, pero si te apetece iniciarte en este tipo de prácticas y encuentras una persona en la que confíes plenamente para realizarlas, adelante.

Sólo por ver el brillo de ojos que causa en esa persona tenerte así sometid@, vale la pena. Yo sueño con volver a verlos una vez más.

Mordazas tubo

Bridas

Sí, son bridas. Y no, no has cambiado de blog.

Podía haberlas mencionado en el post de las esposas, pero las bridas dan más juego que una simple atadura de manos o pies.

Hasta hace poco, yo también las tenía ubicadas en sexo sólo para este juego de sumisión/dominación, pero un amigo me mostró el uso que les había encontrado en internet.

Colocada la brida alrededor del pecho y cerrándola poco a poco, se consigue turgencia y dureza y, al mismo tiempo, más sensibilidad en el pecho para unos buenos juegos preliminares.

Hasta ahora, los métodos y “herramientas” que había utilizado a tal efecto eran cintas, gomas elásticas, coleteros de pelo, el cordón de las zapatillas o cables como el de los auriculares del mp3. Cosas que tenía por casa y que eran bastante discretas pero que me permitían alimentar ese puntito sado que tod@s tenemos. Y repito tod@s.

      cara sonriente en la oreja los auriculares estéreo de MP3/MP4 (púrpura)

Esposas

¿Pasadas de moda? Puede ser, si eres un/a experimentad@ que ha probado de todo, pero el caso es que se siguen vendiendo como rosquillas.

Ese rol de sumisión e indefensión que adoptas cuando te pones/ponen unas esposas, o el rol de dominador/a, del/la que lleva el control, del/ la que tiene libertad para hacer lo que quiera… Cualquiera de los dos tiene su morbo. Si estás esposad@, limítate a gozar. Si eres quien controla, disfruta de ver cómo goza tu pareja del placer que le estás provocando.

Una alternativa más “romántica” a las esposas puede ser unas cintas, corbatas, pañuelos… Cualquier cosa que le quite el efecto frío del metal de las esposas. Otra alternativa con un término medio entre las cintas y las esposas, puede ser cuerdas, cinta aislante/adhesiva o cinturones.

Otro tema es cómo o a dónde esposamos o nos esposan: manos delante, manos a la espalda, a una silla, a la cabecera de la cama, a la pared, al techo…

Pero ojo, dejad claro antes de empezar hasta dónde se quiere y se puede llegar. No nos olvidemos que aquí hay alguien que domina y alguien que está indefens@, y la cosa se puede ir de las manos si la pasión nos ciega.

  

Agarradero de ducha

Seguro que estás pensando “esto lo vi yo en la Teletienda, es para salir de la ducha”.

Pues sí, inicialmente ese fue el uso comercial que le dieron, un utensilio para ayudar a personas mayores o impedidas en su aseo personal.

Sin embargo la industria del placer sabe dar usos alternativos a objetos tan útiles como éste.

Así pues, puedes encontrar este práctico asidero en un sex-shop normal u on-line, y en diferentes formatos. y darte un buen homenaje de sexo bajo el agua sin miedo ni peligro de caerte.

También lo encontrarás en los “Todo a 100” de tu barrio mucho más barato, que para gastarse en sexo, bastante caros están ya los preservativos.

                                       

Delfín vibrador

Te estarás preguntando, a no ser que seas propietari@ de uno, ¿qué es ese delfín que menciono en mis relatos?

Se trata de un vibrador con la forma de ese animal, debido a que se diseñó para poder ser usado en el agua. El compartimento de pilas es totalmente hermético y puede sumergirse en el agua por completo.

Además la forma de su morrito es perfecta para estimular tanto el clítoris de forma superficial como el punto G en la penetración.

Tiene unas dimensiones de 14cm de largo y 3,5 de diámetro, algo más del tamaño medio del pene, que ronda los 12-13cm de largo y los 3 de diámetro.

Tiene varios ritmos de vibración y varios niveles de intensidad.

En definitiva, un vibrador bastante completo, sólo superable por los de dos apéndices que estimulan el clítoris y penetran a la vez.

Esto en cuanto a mujeres se refiere. En cuanto a los hombres, no tengo conocimiento de sus resultados. Si averiguo de alguno que lo tenga y lo use, lo contaré.

Juegos para adult@s

La mayoría de la gente tiene 2 opiniones sobre los juguetes sexuales:

1ª Que se limitan a consoladores y bolas chinas para mujeres y homosexuales y muñecas hinchables para hombres, aunque también hay muñecos hinchables para mujeres.

2ª Que l@s que los usamos somos un@s pervertid@s.

Ambas afirmaciones son igual de falsas y retrógradas, también por 2 razones:

1ª Existe todo un universo de objetos, cosméticos, accesorios e incluso mobiliario diseñados y creados para obtener placer sexual, ya sea sol@ o acompañad@. Además algunos de ellos no sólo se limitan a ese fin, sino que tienen una utilidad práctica en otros terrenos, y otros tienen incluso propiedades terapéuticas y beneficiosas para la salud.

2ª La utilización de estos juguetes favorece tanto a las personas que los usamos a solas (ya que nos ayudan a autoconocernos, saber qué nos produce placer y descubrir nuevas sensaciones) como a quienes los usamos en compañía (por las mismas razones apuntadas antes, aplicables también a nuestr@ partenaire, además de introducir la novedad y la chispa que rompen con la costumbre y evitan caer en la rutina o ayudan a salir de ella y volver del “un misionero a la semana y porque toca” a recuperar la pasión y aumentar la frecuencia de sus relaciones sexuales).

De todo ello, sus clases, su utilización, sus beneficios y sus usos alternativos escribiré en este apartado.